Las 100 mejores ideas para cubrir un tatuaje



COVER UP..LA MEJOR ESTRATEGIA PARA ARREGLAR UN DESASTRE. Descubre las maravillas de los covers, es decir tapar un tatuaje con otro, ideal si te has cansado de un viejo tatuaje o de alguno que llevas y que te amarga la vida. Featured www.belagoria.com .

Ya tomamos en su momento este tema para abordar las dudas mas comunes en lo que ha coverturas se refiere. Tenéis este artículo por si deseáis ampliar vuestra información: COVER UP, TAPAR TATUAJES



Algunos Trucos Útiles y posibilidades:

Uno de los recursos básicos de los Cover-up radica en la acentuación de las líneas nuevas ya que por norma general, una línea más gruesa que otra tiende a presentársenos más cercana a la anterior; al menos para el ojo humano. Por lo tanto es importante que la nueva figura tienda a estar fuertemente perfilada y recortada de la antigua y del fondo.  

Una vez marcada la línea podemos definir los puntos de máxima luz y  sombra a modo de oscurecer éstos últimos aún más e incluso matizarlos con algún tono frío.

En caso encontrarnos con zonas en que necesitaríamos una mayor claridad, es recomendable darle a esa piel algunas sesiones de "lavado" previas a la pigmentación del color definitivo. Para ello podremos aplicar una capa de blanco, crema o algún otro tono que asemeje a la piel; suavemente  y con mucho cuidado de no dañar el tejido ni hacer herida.


El resultado no será milagroso pero hará decaer el tono del antiguo tattoo entre un 10 y 20 % aproximadamente y al cabo de los 60 días, podremos repetir la operación con el mismo cuidado y calma para bajar otros tantos grados de tono.

Siempre es recomendable esperarse entre sesión y sesión para no castigar la piel; hidratarla y cuidarla lo más posible haciendo especial hincapié al tratamiento anterior y posterior a la aplicación del tono definitivo de color.

El láser como previo al Cover:

Por último cabe mencionar la posibilidad de recurrir a la utilización de tratamientos con láser para aclarar la zona afectada previo a efectuar el cover-up. No haría falta un lavado total sino que, al igual que con un lavado a máquina, podríamos darnos las sesiones estrictamente necesarias hasta decolorar el tejido lo suficiente como para que el artista trabaje con soltura y pueda obtener un resultado agradable, limpio y estético.

Un tatuaje que cuando los demás lo vean no digan "¿qué llevabas debajo?" 





















Si te a gustado y crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Difunde la cultura Tattoo!