Tatuajes belagoria
TATUAJES BELAGORIA

2022-08-25

Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana

Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana

“La vida es más fuerte que todo lo demás; Siempre hay una solución y la encontraré. Estoy seguro".

La historia de Maude Julien es la espeluznante historia de un padre que quiso convertir a su hija pequeña en una especie de "Superman". Para lograr su ambicioso proyecto y junto a su esposa, sometió a la pequeña a terribles pruebas y experiencias rompiendo en ella todo lo que podía convertirla en humana.
Esta historia no es muy conocida en España y países hispanohablantes, bueno al menos yo no la conocía. Por eso he pensado que sería interesante dedicar una entrada a este espeluznante caso. Una muestra horrible de hasta donde puede llegar la ambición de un padre enfermo por alcanzar la gloria a costa de experimentar con su propia hija. Este demente soñaba con convertir a su hija en una superhumana y figura entre los experimentos humanos más aterradores de la historia. La educación de Maude Julien reflejó la psicopatología de su padre, ella misma se encargaría de explicar en su autobiografía el calvario de esta experiencia. Aquí hay una historia franca e impactante de Maud Julien. 

Este libro puede interesarte: Experimentos Humanos: III Reich, EE.UU, URSS, Japón de JJ.Hoces
Experimentos Humanos: III Reich, EE.UU, URSS, Japón de JJ.Hoces

En los límites de la Realidad

Esta es la historia real de Pigmalión y Galatea: una historia terrible y triste de la niña Maud (o Maude), a quien le robaron la infancia de la manera mas injusta. Todos los padres quieren que sus hijos se pongan de pie: encuentren un trabajo, obtengan reconocimiento y formen una familia. Pero el la línea entre el cuidado y el entrenamiento es delgada. 

El padre de la heroína principal soñaba con crear un superhombre. La entrenó como un soldado o un perro. Una historia sobre cómo el complejo de Dios rompe la vida. Una historia sobre la indefensión y la soledad. Y también sobre la victoria y la fuerza, porque, a pesar de todo, la heroína se llevó monstruos de tu vida.

"En 1936, el francés Louis Didier, de 34 años, hizo el negocio más lucrativo de su vida. Le "compró" a un minero pobre a su hija menor, Jeanine, de seis años. Crio a su esposa para que ella diera dio a luz a su hermosa hija rubia. Y después de 34 años, compró una casa y se retiró allí para dedicarse por completo a la implementación del proyecto que había desarrollado en 1936. Hacer de mi hijo un ser sobrehumano. Ese niño era yo". - "Historia de una hija. Durante 18 años fui prisionera de mi padre" Maude Julien

Maud pasó su infancia en el frío, sola, sin probar una comida decente y sin recibir calor humano. Pero además de eso, le esperaban "pruebas de voluntad" aterradoras para una criatura de tan tierna edad. La niña era encerrada noches enteras, en un sótano oscuro con ratas para que pudiera superar su miedo. Y solo después de 18 años de una interminable pesadilla, tuvo la oportunidad de escapar y contar su historia.

"Esto sucedió en la vida de casi todos los niños: alienación de los padres, requisitos incomprensibles, disciplina demasiado estricta, falta de consuelo ... Pero estos sufrimientos cayeron sobre Maud Julien en una cantidad sin precedentes. Qué coraje y amor por la libertad tuvo que tener la niña ¡Para sobrevivir en la sombría casa del padre déspota loco y finalmente liberarse! Esta es una historia realmente aterradora, pero al mismo tiempo conmovedora e inspiradora". Así presentaba el libro sobre su biografía, la editora.

La Triste historia de Julien Maud

En diferentes momentos, los científicos del mundo han experimentado repetidamente con personas, muchas de las cuales eran verdaderamente crueles. Sin embargo, la historia de Maud Julien es mucho más sorprendente que la mayoría de las investigaciones científicas del pasado: la heroína del material de hoy se ha convertido en un "conejillo de indias" para su propio padre.

Hoy, Maud Julien es una exitosa psicóloga y autora de un éxito de ventas de Daughter's Tale, pero su vida difícilmente puede llamarse feliz. Desde la infancia hasta su decimoctavo cumpleaños, Maud estuvo cautiva de su padre, quien creía fanáticamente en la idea de crear un superhombre. Esta mujer enfrentó la monstruosa injusticia y crueldad de nuestro mundo, pero aún así pudo encontrar la fuerza para vivir y dejar en el pasado la pesadilla que le había estado ocurriendo durante muchos años entre las paredes de su hogar.

La trágica historia de Maud Julien comenzó mucho antes de su nacimiento: en 1936, el rico francés Louis Didier compró a su hija, una niña de seis años llamada Janine, a un minero. El Sr. Didier, como lo llamaba su alumno, crió a Janine con severidad, y cuando la niña alcanzó la mayoría de edad, se casó con ella. Esta unión generó muchas preguntas de quienes lo rodeaban, quienes expresaron diferentes teorías sobre las intenciones de Didier, pero sus verdaderos motivos eran mucho peores que las conjeturas más descabelladas.
Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana

Un padre Cruel y Ambicioso

En 1957, Louis y Jeanine tuvieron una hija, que se llamó Maud. El Sr. Didier compró una pequeña finca en el norte de Francia, no lejos de Dunkerque, donde se mudó con su familia. Es cierto que la vida de la pareja Didier no se parecía en nada a un cuento de hadas: a Louis no le interesaba el bienestar de su esposa e hija, estaba obsesionado con la idea de crear una persona ideal que superar a todas las personas vivas en poder y desarrollo, un ser superior con datos intelectuales y físicos sobresalientes.

La víctima de los ambiciosos planes del Sr. Didier fue su propia hija, Maud. Desde temprana edad, la niña vivía en condiciones espartanas: no tenía juguetes, tenía prohibido hablar, llorar, reír y mostrar cualquier otra emoción. La bebé dormía sobre un colchón duro en una habitación sin calefacción, y sus únicos amigos eran un poni, un pato y un perro de jardín que el padre de Maud le compró, porque creía que el contacto con los animales contribuye al desarrollo de las habilidades mentales.
Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana

Un proyecto loco y una infancia de pesadilla

Las monstruosas realidades de la vida de Maud se debieron al hecho de que el Sr. Didier creía en lo siguiente: un superhombre, es decir, una persona con un intelecto fenomenal y un desarrollo físico no menos fenomenal, solo puede formarse en tales condiciones y cualquier placer, ya sea una manta caliente o comida normal, interfieren en el progreso. Confiado en que tenía razón, Louis Didier comenzó su experimento y le dedicó toda su vida.

A medida que Maud crecía, también crecían las expectativas de su padre: cada año endurecía más y más las condiciones de su detención. A la niña se le prohibió comer cualquier alimento que tuviera al menos algo de sabor: la parte principal de la dieta del niño era arroz hervido sin levadura o vegetales crudos. Además de una dieta estricta, Maud también observó otras reglas crueles de la vida de su padre: para la higiene personal se le asignó solo un cuadrado de papel higiénico, al niño se le permitió ducharse solo una vez por semana y exclusivamente con agua helada, y no se trataba de ningún tiempo libre.

El quinto cumpleaños de Maud fue una ocasión para que el Sr. Didier le "asignara" nuevas responsabilidades a su hija - de ahora en adelante, la bebé dedicaría todo el día a estudiar. El programa del padre de la niña incluía lecciones de música: Louis quería que Maud aprendiera a tocar todos los instrumentos del mundo. Además, el niño se dedicaba a la esgrima, la equitación, el ciclismo, la gimnasia y la natación durante varias horas al día.
Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana

La madre participó en todo

En su autobiografía, Maud Julien compartió con los lectores sus recuerdos de cómo sus padres le enseñaron a andar en bicicleta:

“Ellos [los padres] quitaron ruedas adicionales de mi bicicleta de entrenamiento. Mi madre me obligó a sentarme en una estructura inestable y empujó con fuerza la bicicleta por la pendiente del camino. Me caí, me rompí la rodilla y lloré, pero cuando vi sus rostros inquebrantables, me quedé en silencio. Mi madre se me acercó en silencio y me puso de nuevo en la bicicleta; el entrenamiento continuó todo el día, hasta que finalmente aprendí a mantener el equilibrio”.

Por cierto, la madre de Maud participó en la crianza de su hija tanto como el propio Sr. Didier. Tal vez Jeanine se quebrantó por el abuso que él hizo de ella cuando era niña, o tal vez ella simplemente compartía sus creencias y también soñaba con crear un ser superior. De una forma u otra, fue ella quien fue la "ejecutora" de las órdenes de Louis Didier: empujar la bicicleta inestable de Maud montaña abajo, arrojar a un niño que no sabía nadar a una piscina profunda de agua helada y despertarse en medio de la noche para enviarla a hacer ejercicio.

Si te interesa el tema, nuestro libro puede interesarte: Los Ritos y Sacrificios más Bizarros del Mundo
Los Ritos y Sacrificios más Bizarros del Mundo

Aumentando el Nivel de Horror

Además, la historia de Maud se volvió cada vez más trágica. El Sr. Didier creía que todos sus duros métodos de educación no eran suficientes y comenzó a realizar experimentos con su propia hija. Maud tuvo que aferrarse a un cable eléctrico a través del cual su padre conducía descargas de corriente; en su opinión, tales experimentos deberían haber fortalecido su fuerza física y resistencia. Además, Louis Didier prohibió a su hija hablar durante semanas, lo mató de hambre, no lo dejó beber y cualquier violación de las reglas fue severamente castigada. 

Cuando Maud tenía nueve años, su padre decidió "diversificar" su dieta: cada comida ahora iba acompañada de una pequeña porción de whisky o una copa de vino. Según Didier, esto contribuyó al desarrollo del organismo.

Louis Didier prestó mucha atención a los miedos de su hija. Cuando descubrió que Maud le tenía miedo a los roedores, decidió erradicar esta fobia de su hija de la siguiente manera: regularmente despertaba a la niña en medio de la noche y, sin siquiera dejar que se pusiera los zapatos, la enviaba a un sótano oscuro y frío, prometiendo que si abre la boca y emite al menos un chillido, un ratón o una rata se subirán a él y roerán a la niña por dentro.
Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana
Más tarde, el Sr. Didier comenzó a vestir a Maud con un suéter con cascabeles antes de enviarla al sótano. Este método aseguraba que el niño no se moviera, para no atraer a los roedores que odiaba al sonar. Ya adulta, Maud Julien recordó en su libro que entonces estaba locamente asustada y solo quería morir.

“De pie en ese espeluznante sótano, oré a Dios por una sola cosa: por la muerte”
Las pruebas de Maud fueron terribles, pero realmente le enseñaron a adaptarse a cualquier realidad de la vida: a la edad de dieciséis años, la niña había aprendido a pasar por alto muchas de las prohibiciones de su padre. Robaba silenciosamente papel higiénico, comida deliciosa de la cocina, y en la noche salía por la ventana a caminar y respirar el aire limpio de la libertad. Los padres de Maud nunca la atraparon, aunque vigilaron de cerca cada uno de sus movimientos.

El Final de la Pesadilla

En 1973, el padre Maud se debilitó un poco y se vio obligado a contratar a un profesor de música para su hija, un hombre llamado Monsieur Molin. Cuando el mentor llegó por primera vez a la casa de su alumno, quedó profundamente impresionado por lo que vio: un niño demacrado y asustado, padres fanáticos exigiendo lo imposible de Maud y una atmósfera de total desesperanza que reinaba en la familia del Sr. Didier. Entonces Monsieur Molin insistió en trasladar las lecciones de música a su casa, donde podría hablar con Maud cara a cara.

Habiendo conocido la historia de Maud, le consiguió trabajo en una pequeña tienda de instrumentos musicales, y este fue el comienzo de una nueva vida para la niña. Fue allí donde conoció a su futuro esposo, Richard Julien, a quien huyó a la edad de dieciocho años.

El padre de Maud estaba furioso y exigió el regreso de su hija, pero la niña encontró la fuerza para mostrar resistencia y decir "no" a su torturador. Murió en 1981 sin volver a ver a su hija.

La vida de Maud no mejoró de inmediato: la niña no tenía habilidades de comunicación, no sabía cómo comportarse correctamente en la sociedad y la nutrición inadecuada y el consumo de alcohol desde una edad temprana causaron varias enfermedades crónicas, que tardaron años en tratarse.

Por cierto, el esposo de Maud Richard tampoco descubrió de inmediato la verdad sobre el pasado de su amado: la niña le contó su historia solo después de la muerte de su padre. Y en 2019, Maud Julien decidió contarle al mundo entero sobre su destino al publicar una autobiografía, una copia de la cual la mujer envió como regalo a su madre. Sin embargo, Janine nunca pudo admitir que arruinó la vida de su propia hija y respondió que Maud "simplemente no entendía las grandes ideas de su padre".
Maude Julien: la trágica historia de una niña destinada a ser la primera mujer superhumana
Afortunadamente, Maude Julien aún pudo encontrar su lugar en la vida y dejar atrás el pasado: dominó la profesión de psicóloga y comenzó a ayudar a las personas que experimentan traumas psicológicos. La vida personal de Maude también resultó bien: junto con Richard, criaron a dos hijas, cuya infancia fue radicalmente diferente de la que experimentó su madre. Y colorín colorado, aquí termina la historia terrible de Maude Julien. 

curso de tatuaje en pdf