CUIDADOS DESPUÉS DE TATUARSE.

Para que un tatuaje logre llegar a ser lo que se esperaba de él hay que cuidarlo para evitar que se estropee. Al terminar de tatuarse, usted recibirá una serie de indicaciones por parte del artista que será conveniente que cumpla al pie de la letra si no quiere arruinar el trabajo recién hecho. 
AAS





A continuación, una lista de los cuidados mínimos de un tatuaje recién terminado.
  1. Proteger el tatuaje por un mínimo de 24 horas con una venda y papel film. En caso de utilizar una venda, procurar que no sea de un material que se deshaga y quede pegoteado en la herida.
  2. Al retirar la protección, lavar el tatuaje. No se debe tocar el tatuaje, ni colocarse sobre él ropa ajustada y bajo ningún motivo arrancarse las costras o rascarse. Como el tatuaje produce mucha picazón, aliviarla con hielo o soplando la zona pero nunca frotarla, rascarla y preferiblemente no mojarla por un tiempo. Si usted se arranca las irresistibles costritas que se le forman al tatuaje, con ellas saldrá la tinta y quedará un huequito en el diseño.

  1. Lavar el tatuaje tres o cuatro veces por día con jabón neutro de glicerina o con jabón bactericida. Los jabones perfumados y el alcohol deben evitarse porque secan demasiado el tatuaje y la piel se resiente.
  2. Aplicar la crema antibiótica que indique el artista dos o tres veces por día. La función de esta crema es, justamente, ser antibiótica y evitar infecciones: no puede ser reemplazada por cremas humectantes o vaselina. De cualquier manera, la crema antibiótica también humecta la piel y produce un gran alivio. Se debe ser cuidadoso en su aplicación para evitar arrancar costritas.
  3. En caso se presentarse irritación o hinchazón, ésta puede ser controlada con la aplicación de hielo. Preferiblemente, utilizar el hielo directamente para evitar que el paño en el que se podría pensar en envolverlo lastime al tatuaje por su rugosidad o no esté lo suficientemente limpio como para ser colocado sobre una herida.
  4. Por unos meses después de terminado el tatuaje (y, por supuesto, esto vale para cuando aún está en proceso) hay que evitar las piscinas, los baños calientes, los jacuzzis, las hidromasajes, el mar y el sol. Hasta que no esté completamente curado, el tatuaje no puede exponerse a ninguna de estas cosas. Sin embargo, esto no quiere decir que una vez curado el tatuaje, estas cosas no le hagan daño. En la medida de lo posible hay que evitarlas para mantener el tatuaje en buenas condiciones. Claro está que casi nadie cumple con estas restricciones mucho tiempo. Lo que es conveniente para los infractores a estos cuidados es, por ejemplo, colocarse un protector solar con un factor muy alto como para proteger el tatuaje cuando se está al aire libre.


Descripciones de problemas y sus posibles soluciones

Para una correcta curación de la herida hecha en el momento del tatuaje, se debe dejar la herida cubierta por el profesional durante el tiempo que el especifique. Una vez transcurrido de tiene que lavar el mismo con agua y jabón neutro. Luego habrá que lavarlo de tras a cuatro veces al dí­a, aplicando la crema que el profesional te indique durante al menos dos semanas después de la realización del tatuaje. Habrá que preservar durante este tiempo el tatuaje tanto del sol como del sudor o el agua de las piscinas y similares.

La siguiente es una lista con descripciones de problemas y sus posibles soluciones en el estudio de los tatuajes. Espero que esta guía sea de gran utilidad para las personas que hacen tatuajes, detectando los síntomas y las causas de los problemas e indicando a su vez como resolverlos. Dicha guía se elabora debido a la gran cantidad de situaciones equivocadas, mal diagnosticadas, o sencillamente personas que desconocen como tratar las diversas afecciones que se pueden presentar posterior a la elaboración de un tautaje, y lo que es peor, a veces el remedio recomendado es más perjudicial que el problema inicial. Advierto que lo que van a leer a continuación debe de ser diagnosticado por un profesional ya que su mala aplicación puede traer consecuencias negativas.

Se sobreentiende que se utilizaron los materiales y los procedimientos adecuados para la realización del tatuaje.

Para aquellas personas que puedan leer este manual sin ser profesionales y decidan realizarse en su cuerpo un tatuaje, la regla de oro es buscar el artista que reúna la experiencia y que tenga las credenciales que lo acrediten como tal.
A continuación se detallan algunos problemas con sus soluciones.
-Problema: El tatuaje está recién hecho y me suelta tinta.
-Causa: Proceso normal
-Solución: Lavar el tatuaje
-Problema: El tatuaje recién hecho me pica
-Causa: Proceso normal de cicatrización
-Solución: NO RASCARSE. Frotar hielo en la zona
-Problema: El tatuaje se le esta cayendo la piel
-Causa: Proceso normal de cicatrización
-Solución: No arrancar las pieles, dejar que caigan solas.
-Problema: El tatuaje tiene postillas
-Causa: Falta de higiene y exceso de sangrado
-Solución: NO ARRACARLAS. Dejar que caigan solas
-Problema: El tatuaje tiene zonas sin pigmento
-Causa: Pequeñas infecciones. Sangrado abundante. Reacción de postilla con cremas.
-Solución: Retoque. Antes del mismo se recomendará vitamina K
-Problema: La zona alrededor del tatuaje esta roja, caliente y hecha un liquido amarillento
-Causa: Infección.
-Solución: Acudir al profesional para determinar el posible agente infeccioso.
-Problema: El tatuaje se me hincha
-Causa: Reacción alérgica.
-Solución: Son muchas, hay que averiguar la causa. Acudir al profesional.

Si te a gustado y crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Difunde la cultura Tattoo!